Las guerras mienten. Ninguna guerra tiene la honestidad de confesar yo mato para robar. Las guerras siempre invocan nobles motivos: matan en nombre de la paz, en nombre de la civilización, en nombre del progreso, en nombre de la democracia y, por las dudas, si tanta mentira no alcanzara, ahí están los medios de comunicación dispuestos a inventar enemigos imaginarios para justificar la conversión del mundo en un gran manicomio y un inmenso matadero
(via nosiva5)

La quiero, y haré que ella me quiera. Tú, que sabes todos los secretos de la vida, dime cómo conseguir que Sibyl Vine me quiera. Tengo que dar celos a Romeo. Quiero que los amantes muertos de este mundo oigan nuestra risa, y se entristezcan. Quiero que un soplo de nuestra pasión vuelva la conciencia a sus cenizas y las despierte nuevamente al dolor. ¡Dios mío, cómo la adoro, Harry!
El retrato de Dorian Gray, Oscar Wilde. (via andrayo)





apathie:

Enter the Void

apathie:

Enter the Void

(via flrscnt)



(via aaymaaymaay)


Puestos a decir amén, prefiero hacerlo sin tilde
Jose Luis Cuerda en Twitter (via princesssbuttercup)